Examen de prevención y diagnóstico de cáncer oral

EXAMEN DE PREVENCIÓN Y DIAGNÓSTICO DE CÁNCER ORAL

El examen de prevención y diagnóstico de cáncer oral es la clave para la detección temprana y el tratamiento precoz de una afección que puede tener consecuencias graves e incluso fatales. Este examen consiste en una exploración completa de la cavidad oral que incluye la lengua y su base, tejido gingival (encías), mucosa yugal (revestimiento interior de las mejillas), el suelo (fondo) de la boca debajo de la lengua, el paladar duro (el cielo de la boca), trígono retromolar (área pequeña detrás de las muelas del juicio) y el cuello, donde se exploran las cadenas ganglionares.

La mayoría de los cánceres de labio y de la cavidad oral se origina en las células escamosas, células delgadas y planas que revisten los labios y la cavidad oral. Estos se llaman carcinoma de células escamosas. Estas lesiones se presentan frecuentemente en áreas de leucoplasia (manchas blancas que no desaparecen al frotarlos).

¿Se puede detectar a tiempo el cáncer oral de la cavidad oral?

Si, la mayoría de las lesiones premalignas y de cáncer de la cavidad oral se pueden detectar en etapas iniciales durante los exámenes rutinario de prevención y diagnóstico de cáncer oral que realiza un dentista, higienista o mediante un autoexamen.

¿Cuáles son los signos y síntomas del cáncer de la cavidad oral?

Las posibles señales y síntomas de estos tipos de cáncer se listan a continuación:

  • Una llaga en la boca que no se cura.
  • Dolor en la boca que no desaparece.
  • Un bulto o engrosamiento en la mejilla.
  • Un área blanca o roja sobre las encías, lengua, amígdalas o mucosa de la boca.
  • Un dolor de garganta o la sensación de que hay algo atascado en la garganta que no desaparece.
  • Dificultad para masticar o tragar.
  • Dificultad para mover la mandíbula o la lengua.
  • Entumecimiento de la lengua u otra área de la boca.
  • Hinchazón de la mandíbula que hace que las dentaduras postizas no se adapten como es debido o se sientan incómodas.
  • Movilidad en los dientes o dolor alrededor de los dientes o en la mandíbula.
  • Cambios en la voz.
  • Un bulto o masa en el cuello.
  • Pérdida de peso.
  • Mal aliento constante.

Muchos de estos signos y síntomas pueden también ser causados por otras dolencias diferentes al cáncer. Aun así, resulta muy importante consultar a un dentista o a un médico si alguna de estas condiciones persiste por más de 2 semanas.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de la cavidad oral?

Un factor de riesgo es cualquier rasgo, característica o exposición de un individuo que aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad como el cáncer. Existen distintos tipos de factores de riesgo, algunos no pueden cambiarse, como la edad o la raza y otros pueden estar relacionados con elecciones personales como fumar, beber o alimentarse. Algunos factores influyen el riesgo más que otros. Sin embargo, tener un factor de riesgo, o incluso varios, no significa que una persona desarrollará con certeza la enfermedad; ni tampoco que el hecho de no presentar ningún factor de riesgo no se padecerá de cáncer.

Los factores que aumentan considerablemente el riesgo de cáncer oral y orofaríngeo son:

Género: los hombres tienen el doble de posibilidades de tener cáncer oral. (También van menos al dentista). Es posible que esto se deba a que los hombres han sido más propensos al consumo de tabaco y de bebidas alcohólicas,  pero se dice que hombres más jóvenes padecen cánceres relacionados con el virus del papiloma humano (VPH).

Edad: el riesgo de cáncer aumenta mucho después de los 44 años. La edad media en la que se diagnóstica es a los 62 años, pero podría descender hasta los 52-56 por el aumento de casos relacionados con VPH.

Tabaco: tanto si lo fuma como si lo mastica, el uso del tabaco aumenta el riesgo dramáticamente y está relacionado con la cantidad de tabaco y por cuánto tiempo lo han fumado. Fumar puede producir cáncer oral, así como cáncer en otras partes del cuerpo. Los fumadores de pipa tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de labios.

El tabaco sin humo, como el de mascar, puede ocasionar varios problemas en su boca, siendo el más serio de ellos el cáncer de mejillas, encías y labios.

El humo de segunda mano también puede aumentar el riesgo de una persona de desarrollar cáncer de cabeza y cuello.

Alcohol: Si bebes y fumas en exceso, tus posibilidades de desarrollar cáncer oral aumentan significativamente. Cerca de 7 de cada 10 pacientes con cáncer oral son bebedores empedernidos. Beber en exceso, tal como definen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) es una media de dos bebidas al día o más para los hombres y una bebida o más para las mujeres. De acuerdo con algunos estudios, el riesgo de estos tipos de cáncer en personas que consumen bebidas alcohólicas y tabaco en exceso puede ser 100 veces mayor que el riesgo en personas que no fuman ni toman bebidas alcohólicas.

Virus del Papiloma Humano (VPH): este virus es un grupo de más de 150 tipos. El tipo asociado con el cáncer de garganta (incluyendo el cáncer de orofaringe) es el VPH16. Se les llama virus del papiloma debido a que algunos de ellos causan un tipo de crecimiento llamado papiloma. Los papilomas no son cánceres, y con más frecuencia se les llama verrugas.

La infección con ciertos tipos de VPH también puede causar algunas formas de cáncer, incluyendo cánceres de pene, cuello uterino, vulva, vagina, ano, y garganta. Otros tipos de VPH causan verrugas en diferentes partes del cuerpo.

Este virus es de transmisión sexual y está ahora asociado con unos 10.000 casos de cáncer orofaríngeo diagnosticados cada año en EE.UU., según los CDC. La mayoría de las personas con infecciones por VPH en la boca y en la garganta no muestran síntomas y sólo un porcentaje muy pequeño presenta cáncer orofaríngeo. La infección oral por VPH es más frecuente entre los hombres que entre las mujeres. En algunos estudios, el riesgo de infección oral por VPH está asociado con ciertas actividades sexuales, tal como besos con boca abierta y sexo oral.

Las personas diagnosticadas con cáncer oral relacionado con VPH tienden a ser jóvenes y fumadoras. Aunque este tipo de cáncer suele ser diagnosticado en su fase tardía debido a su dificultad para detectarlo, las personas con cánceres VPH positivos tienen bajo riesgo de muerte o recurrencia.

Luz ultravioleta (UV): la luz del sol es la principal fuente de luz ultravioleta (UV) para la mayoría de las personas. La exposición excesiva y sin protección al sol está vinculada con el cáncer en el área de los labios. Este cáncer es más común en las personas que trabajan al aire libre, donde están expuestas a la luz solar por mucho tiempo.

Dieta: una nutrición pobre también puede ponerte en riesgo de desarrollar cáncer oral. La ADA informa que una dieta baja en frutas y verduras puede aumentar tus posibilidades de desarrollar cáncer oral.

Piel blanca. La piel blanca está asociada con un riesgo mayor de cáncer de labio.

Sistema inmunológico debilitado: los cánceres de cavidad oral y orofaringe son más comunes en personas que tienen un sistema inmunológico debilitado. Ciertas enfermedades que se presentan al nacer, así como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y ciertos medicamentos (como los que se administran después de los trasplantes de un órgano) pueden debilitar el sistema inmunológico.

Factores de riesgo no comprobados o controversiales.

Enjuague bucal

Algunos estudios sugieren que el enjuague bucal con alto contenido de alcohol podría estar relacionado con un mayor riesgo del cáncer oral y orofaríngeo. Sin embargo, las últimas investigaciones han cuestionado estos resultados. El estudio de esta posible relación es complicado debido al hecho de que los fumadores y quienes toman bebidas alcohólicas con frecuencia (quienes ya tienen un mayor riesgo de manifestar estos tipos de cáncer) son más propensos a usar enjuague bucal que las personas que no consumen tabaco ni bebidas alcohólicas.

Irritación por dentaduras postizas

Se ha sugerido que la irritación a largo plazo del revestimiento de la boca causada por las dentaduras postizas mal adaptadas constituye un factor de riesgo para el cáncer oral. No obstante, muchos estudios no han descubierto en general un mayor riesgo en las personas que usan dentaduras postizas.

Las dentaduras postizas mal adaptadas pueden tener tendencia a atrapar agentes que se ha demostrado que causan cáncer oral, como partículas de alcohol y tabaco, y por lo tanto quienes usan dentaduras postizas deberían asegurarse de que el dentista las examine con regularidad para garantizar una buena adaptación. Las personas que usan dentaduras postizas deben quitarse las dentaduras en la noche, lavarlas y enjuagarlas por completo todos los días.